Jul
03

CAMBIO RADICAL

Autor // María José

Si durante el embarazo experimentas numerosos altibajos tanto a nivel emocional como corporal, resultan más sorprendentes los cambios sufridos a posteriori.

Como ya os conté hace unos años, mi rostro padecía piel rosácea en zonas como la nariz y mejillas, pero tras la llegada de mi pequeño retoño, esta pequeña imperfección cutánea "se ha marchado y parece que para no volver".

Hasta el momento, ningún producto cosmético ni medicamento ha servido para eliminar en su totalidad la rosácea, sólo el hecho del brutal cambio hormonal que como mujer he experimentado durante el embarazo ha provocado que definitivamente presuma de piel renovada y sumamente bonita.

Sin embargo, no todo han sido beneficios ya que esa "belleza hormonal" se desvanece en otros aspectos tras dar a lluz, como es en el caso de nuestro cabello. Si durante el embarazo se disfruta de una melena sana y fuerte, después sufre un deterioro y caída inexplicable.

Por lo que no he tenido más remedio que "cortarme la coleta" para sanearlo y verlo crecer sin miedo. Y aunque me ha dado cierta nostalgia, esperó volver a mi larga melena en cuestión de meses y a lucir mis clásicas mechas californianas.

Un cambio radical en todos los sentidos, que sin embargo se agradece en esta calurosa época estival.

Cielos Azules y feliz fin de semana

Mj.

*Serie de autorretratos.