Imprimir
Nov
01

ISABEL&JORGE, UNA BODA ENTRAÑABLE

Autor // María José

Retomo la sección de bodas "Algo para recordar" en donde eseñaros aquellas bodas dignas de admirar. ¿Recordáis el precioso anticipo que la pasada semana os mostré aquí?, pues hoy os traigo esta boda tan especial de la mano de Isabel "la bella novia", quién mejor que la protagonista para narrarnos su gran día.

" Era el día. Parecía increíble pero cierto. La noche anterior estaba nerviosa, tardé un poco en dormirme pero dormí profundamente. Me desperté temprano y tan sólo mi padre estaba despierto al igual que yo. Compartimos algunas confidencias mientras me preparaba el desayuno, como cuando era pequeña. Recogí yo misma el ramo con mi hermano, me pareció precioso, delicado, romántico, el efecto "flores recién cogidas del jardín" que buscaba.

El día iba pasando rápido y lento, Estaba bastante relajada, tranquila, me propuso disfrutar al máximo cada detalle de ese día, pues sabía que sería irrepetible.

El tiempo en la peluquería pasó rápido y sin darme cuenta me vi en la habitación del hotel con mi vestido al lado...el de la faldita de tul con el que siempre había soñado.


Mis padres me ayudaron a preparme y además dos de mis mejores amigas estaban allí, nos reímos, nos abrazamos...Recuerdo estos momentos con enorme cariño. No podía parar de sonreír.


En el coche, regalo de un gran amigo (otro miembro de la familia para nosostros)tuvimos una anécdota divertida, uno de los invitados llamó explicando que acababa de comenzar un bautizo en la iglesia donde nos casábamos, ¡5 minutos antes de las 7 de la tarde! hora de nuestra boda. Mi padre y yo nos miramos, pero gracias a Dios era una equivocación, el bautizo estaba terminado, aunque ciertamente estuvimos que llegar 10 minutos más tarde de lo previsto. Pasamos casi una hora en el coche y el vestido se arrugó un poco, pero la verdad es que no me importó. Tenía muchas ganas de ver a mi chico. Sólo pensaba en eso.


Entonces recuerdo entrar y no ver nada hasta que mis ojitos se acostumbraron a la luz y vi a Jorge al final. puedo asegurar que a partir de ahí recuerdo todo como un sueño. El día más feliz de mi vida.



Sólo puedo dar las gracias a toda la gente que nos acompañó, decidimos que sería una ceremonia íntima que celebraríamos en compañía exclusiva de nuestra familia.

El día de nuestra boda, no sólo fue maravilloso por nuestros propios sentimientos, nuestro amor y felicidad por lo que estábamos viviendo. También fue el día en el que más calor, cariño, amor, hemos sentido por ellos, nuestra familia, tan emocionados como nosotros.

Sólo puedo dar las gracias, gracias por querernos tanto.



Mil besos a Mª José, mi confidente de "sueños blancos", por todos esos batidos de chocolate y nata llenos de nervios, sueños y sonrisas (esa liga tan especial, era de ella, mi novia favorita...)."

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo con esta romántica boda y del entrañable relato de la protagonista, un lujo!. Mil gracias Isabel por tu gran generosidad!. Si os habéis quedado con ganas de más, podéis ver más imágenes aquí.

*Imágenes vía www.franrusso.com

Cielos Azules allí donde estéis