Imprimir
Ene
25

PARA CUALQUIER OCASIÓN

Autor // María José

Hacía bastante tiempo que mi cocina no se perfumaba con el dulce aroma de una nueva receta y como os prometí hará unas semanas tras enseñaros el nuevo inquilino de mi pequeña biblioteca culinaria, "La Biblia de los Pasteles" se ha ganado el puesto de honor en degustación. Cada receta resulta única, pero la que os traigo hoy, destaca como siempre por su sencillez y versatilidad. Bautizado como "bizcocho cremoso amarillo pálido para cualquier ocasión" por su creadora, la afamada repostera americana Rose Levy Beranbaum, me decidí por esta "delicatessen" por ser su preferido entre todos los bizcochos que elabora.

Se trata de un bizcocho muy jugoso, de esponjosa textura y con un llamativo color amarillo debido a su ingrediente principal, las yemas de huevo y que ayudadas por la mantequilla le aporta un delicioso sabor. Aunque en nuestro país estamos acostumbrados a usar el aceite de oliva y el de girasol como ingredientes imprescindibles en todas nuestras recetas, ¡os animo a probar algo nuevo! gracias a este bizcocho que como su nombre indica es ideal para cualquier ocasión. Ya que mientras por sí solo resulta delicioso para merienda o desayuno como base de tartas puede ser ideal glaseado con alguna cobertura de chocolate o mermelada de frutas.

Es un bizcocho de fácil elaboración e ingredientes sencillos ya que la mayoría de nosotros disponemos de ellos en nuestras despensas. En el momento de hacerlo,  debéis tener muy en cuenta que todos los ingredientes deben de estar a temperatura ambiente, fundamentalmente la mantequilla, podiendo ayudaros del microondas para ablandarla, pero ojo!! nunca debe llegar a derretirse.

***

INGREDIENTES PARA 12 PERSONAS:

*6 yemas grandes

*1 taza líquida / 242 gr. de leche entera

*2 chdtas / 9 gr. de esencia de vainilla

*3 tazas / 300 gr. de harina de repostería tamizada

*1 taza y media / 300 gr. de azúcar

*1 sobre de levadura o polvos de hornear

*pizca de sal

*12 chdas / 170 gr. de mantequilla

***

ELABORACIÓN:

*Precalentar el horno a 175º.

*En un bol debemos batir ligeramente las yemas, la leche y la vainillina. A continuación, en otro cuenco, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede con una textura blanca y esponjosa. añadiéndo estos últimos a los primeros y volver a batir. Después, debemos mezclar los ingredientes sólidos (harina, la levadura y la sal) y removerlos con una barilla manual.

Por último añadir la mezcla de los ingredientes líquidos a los sólidos y seguir batiendo hasta que se forme una masa homogénea. Verter dicha masa en el molde previamente engrasado y enharinado, alisar la superficie con la espátula y hornear durante 25-35 minutos (aunque como ya sabéis esto es relativo, porque cada horno es un mundo). Trascurrido este tiempo, sólo tenéis que clavar en el centro del bizcocho una aguja y si sale limpia es que está listo. Dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos y desmoldar.

Podéis decorar con azúcar glass.

*pictures by me.

Espero que disfrutéis tanto como yo de este riquísimo y sencillo bizcocho, desde que lo probamos por primera vez en casa se ha convertido en uno de los más preciados!, nada que envidiar al bizcocho de siempre, el que preparaban con tanto cariño nuestras madres y abuelas.

¡Qué os aproveche!

***

Cielos Azules allí donde estéis...

Mª José.{jcomments off}