Imprimir
Nov
19

LAYER CAKE DE CHOCOLATE BLANCO

Autor // María José

¿Disfrutando del fin de semana? pues para manteneros entretenidos con la más deliciosa de las recetas, os traigo la tarta que preparé para la baby shower de Martín. Se trata de un Layer Cake de chocolate blanco cuyo sabor resulta una auténtica exquisitez. Si tenéis algún evento familiar en breve, no dudéis en preparar esta tarta porque será un éxito garantizado entre vuestros invitados.

Por si no lo sabéis, este tipo de tartas tanto por sus ingredientes como estética (por esos tres pisos de bizcochos) son típicos de los países anglosajones, así como de los EE.UU. Ello le otorga simplicidad en belleza y cierta originalidad a diferencia de lo que estamos acostumbrados a ver en las pastelerías de nuestras ciudades y pueblos.

Se trata de una receta sencilla aunque algo entretenida y que se debe hacer de un día para otro, sólo debéis de tener en cuenta los ingredientes y no saltarse ninguno de los pasos a seguir para tener un buen resultado final. Decir que es una receta de la famosa repostera inglesa Peggy Porschen de la que ya os recomendé algunos de sus libros aquí.

Por otro lado, destacar su ingrediente principal el chocolate blanco, tanto en la crema que lo recubre como para los bizcochos, el cual aporta a éstos una textura mantecosa riquísima. Además, entre capa y capa podéis agregar mermelada al gusto, en mi caso a la capa central añadí mermelada de mandarina la cual le aportó cierta acidez y jugosidad. Por último, informaros de que al ser una tarta de tres pisos, las porciones deben ser más pequeñas dando para muchas más raciones.

PREPARACIÓN E INGREDIENTES (PARA 10/12 PERSONAS):

 

BIZCOCHO:

*125 gr. chocolate blanco

*170 ml. leche

*60 gr. azúcar moreno

*225 gr. de azúcar blanquilla

*100 gr. mantequilla a temperatura ambiente

*2 huevos L

*215 gr. harina de trigo

*1 sobre de levadura química

*1 pizca de sal

*mermelada de frutas al gusto (opcional)

En un cazo calentamos la leche junto con el chocolate blanco cortado en trozos, 85 gr. del azúcar blanca y llevar lentamente a la ebullición sin parar de remover. Reservar y dejar enfriar. A continuación engrasamos los 3 moldes de unos 15 cm de diámetro (yo uso los moldes de aluminio desechables del mercadona que te vienen en pack de 3) con spray vegetal o harina y mantequilla. Además si queréis aseguraros de que no se os pegue el bizcocho en el fondo, yo siempre pongo cortado a medida papel vegetal colocado en dicho fondo del molde.

Precalentamos el horno a 170º.

Posteriormente, tamizamos la harina, el polvo de hornear y la sal.

Batimos la mantequilla con el resto del azúcar hasta conseguir una mezcla blanquicina y esponjosa, con textura parecida a la de una pomada. Añadimos los huevos uno a uno hasta que se integren, de lo contrario si aparece una mezcla cortada podemos añadir un poco de harina para que todos los ingredientes se integren. Añadimos el resto de la harina en dos tandas a una velocidad baja para que no nos salpique.

Muy lentamente verter el chocolate blanco que teníamos reservado y batir lo justo hasta que estén todos los ingredientes integrados. Dividir la masa y verterla en los moldes, asegurándonos que cada uno tenga la misma cantidad de masa (aproximadamene 300 gr.) y hornear durante 25-30 minutos. Una vez pase el tiempo programado comprobamos pinchando los bizcochos con un palito, si sale limpio o seco es que están listos. Dejar enfriar sobre una rejilla, desmoldar y envolver con papel de film. Los dejaremos reposar toda la noche en la nevera ya que son muy frágiles para que sean utilizados de forma inmediata.

 

BUTTERCREAM DE CHOCOLATE BLANCO:

*150 gr. nata para montar

*180 gr. chocolate blanco

*200 gr. mantequilla a temperatura ambiente

*200 gr. de azúcar glass

En un cazo ponemos a calentar la nata junto con el chocolate blanco (cortado en trozos) y removemos hasta que ambos ingredientes se integren sin que lleguen a hervir, obteniendo una crema que dejaremos enfriar a temperatura ambiente hasta tener una textura espesa, parecida a la leche condensada (reservar). A continuación, batimos la mantequilla con el azúcar durante 3 minutos hasta obtener una mezcla blanquecina y esponjosa (con una textura tipo pomada) y sin dejar de batir vamos añadiendo muy poco a poco el ganaché de chocolate blanco que teníamos reservado. Nota: si vemos que la buttercream nos ha quedado blanda, la guardaremos en la nevera durante unos 15 minutos y pueda manejarse mejor con la manga pastelera.

Para el montaje de la tarta, en primer lugar cubrir cada bizcocho con una capa de buttercream o mermelada y los guardamos en la nevera (unos 15-20 minutos) para que la buttercream se endurezca, mantenga la forma de la boquilla elegida (1M wilton o rizada en su defecto) y no se deforme con el peso de los pisos cuando empecemos a montarla. Ya sólo nos quedará montar los bizcochos, uno encima de otro y decorar la tarta a nuestro gusto, bien como os la presento o recubriendo toda la tarta de crema, en este caso deberéis ser menos generosos con el interior del relleno. Consejo: La tarta debe guardarse en la nevera para una mayor conservación, pero se endurece muy rápidamente, así que cada vez que la comáis deberéis sacarla de 10 a 15 minutos antes de consumirla para que coja temperatura ambiente.

¡Espero que os guste y buen provecho!

Mj.