Imprimir
Ene
27

BOLLOS SUECOS A MI MANERA

Autor // María José

Damos paso al fin de semana y el hecho de que nos espere más frío y lluvia son los culpables de que tenga que pasar más tiempo en casa por lo que, ponerme otra vez "con las manos en la masa" y elaborar nueva receta para degustar otro exquisito manjar, se convierte en una necesidad imperiosa.

Suecia en un país que me seduce tanto por sus bella geografía como por su gastronomía y mientras estoy a la espera de poder visitarlo en un futuro no muy lejano,  hoy os traigo una espectacular receta que llamó mi atención tras ver un programa de televisión sobre su gastronomía y en donde la respostería tradicional tiene un importante hueco en sus vidas. Se trata de los Kanelbullar o bollos de canela. Toda una instititución en Suecia hasta el punto de que no sólo los venden en pastelerías sino en todo tipo de restaurantes y bares, además de que son la típica merienda hecha en casa por los suecos.

*Foto hecha con mi móvil y no me he podido resistir a publicarla porque estos "kanelbullar" dicen ¡¡cómeme!!

La tentación se hizo realidad y os puedo asegurar que son una delicia para el paladar. Aunque debo de haceros un inciso, me he tomado la libertad de modificar  "sustancialmente el sabor de la receta original" porque en casa somos mucho más fans del chocolate que de la canela, no obstante lo dejo a vuestra elección, siguiendo la receta original o elaborarla a vuestro gusto más personal (canela, chocolate, crema, etc).

En cuanto a la elaboración, a pesar de ser algo entretenida por el tiempo de levado o reposo, son muy sencillos de hacer y si tenéis pequeños en casa, como siempre os animo a que os ayuden, se convertirá en una divertida actividad para hecer en casa y lo mejor es el rato de disfrute que pasaréis con ellos. Y si tenéis visita en casa no dudéis en agasajar a vuestros invitados con estos riquísimos bollos porque triunfaréis como buenos anfitriones.

Además de que lo casero, lo hecho en casa es mucho más saludable que cualquier bollería industrial o comprada. Para terminar, aconsejaros que lo mejor es consumirlos el mismo día de hacerlos, pero aguantan bastante bien hasta dos días, también se pueden congelar.

INGREDIENTES:

Para 15-18 unidades

*100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

*100 gr. de azúcar

*1 chucharadita de cardamomo molido (yo he prescindido de ella)

*1 pizca de sal

*325 ml. de leche

*35 gr. de levadura fresca

*600 gr. de harina

Para el relleno:

*120 gr. de mantequilla en dados a temperatura ambiente

*60 gr. de azúcar (yo he usado moreno)

*4 cucharaditas de canela en polvo (yo las he sustituido por chocolate en polvo tipo valor)

*1/2 cucharadita de cardamomo molido (yo no le he puesto)

Para el acabado:

*1 huevo batido para pincelar

*Azúcar perlada ( yo no he encontrado este azúcar en los supermercados comunes, por lo que decidí decorarlos con chips de chocolate y azúcar glass)

ELABORACIÓN:

Comenzamos calentando en un cazo a fuego medio-bajo la leche junto con la mantequilla hasta que ésta se hay disuelto, (no tarda mucho, solo unos minutos) dejamos templar y añadimos la levadura removemos hasta que esté totalmente disuelta. Agregamos el azúcar, el cardamomo (opcional) y la sal y mezclamos todos los ingredientes hasta que se disuelvan bien.

A continuación pasamos la mezcla de leche a un bol grande o a nuestro robot de cocina (si tenéis en casa) y vamos incorporando poco a poco la harina a la vez que amasamos (las que no tengáis robot o batidora podéis ayudaros con una cuchara de palo de las de toda la vida y posteriormente amasar con las manos) hasta que finalemente quede una masa lisa, uniforme, elástica. Tapamos nuestro bol con un paño de cocina y dejamos que repose una hora, ducplicará su volumen.

Mientras se produce el primer tiempo de levado de la masa, vamos preparando el relleno, para ello introducimos todos los ingredientes en el bol y los mezclamos hasta que nos quede una pasta uniforme. En este paso podéis seguir la receta original de canela o en mi caso los hice de chocolate.

Transcurrido el tiempo de levado, enharinamos la superficie de trabajo, desgasificamos la masa y estiramos con la ayuda de un rodillo hasta formar un rectángulo. Posteriormente, extendemos el relleno sobre la superficie y doblamos la masa sobre sí misma y comenzamos a cortar tiras de unos 2 centímetros de ancho.

para darles forma cortamos cada una de las tiras por la mitad, sin llegar a cortar el pliegue de la parte superior y comenzamos a trenzar para posteriormente enrrollarlos en forma de espiral. Los colocamos en una bandeja de horno separadas entre sí ya que al hornearse crecen ( si como en mi caso los hacéis de chocolate es el momento de decorarlos con chips de chocolate) y volvemos a dejar reposar 30 minutos (segundo tiempo de levado). Finalmente precalentamos el horno 250º,  pintamos los bollos con huevo batido para dar brillo y horneamos entre 8 y 10 minutos.

El resultado es una delicia para el paladar, os lo puedo asegurar. En casa volaron en un día y los pocos que llevé al trabajo duraron un ¡plis-plas!, los compañeros se relamieron hasta las orejas....

¡Buen provecho y feliz fin de semana!

Mj.